Debrah Zabini Delacroix - Ficha

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Debrah Zabini Delacroix - Ficha

Mensaje por Debrah Zabini Delacroix el Sáb Nov 15, 2014 8:14 pm

Debrah
Debrah Zabini Delacroix
Edad: 37 años
7 de mayo
Durmstrang
Heterosexual
Mestiza en realidad
Play by: Sarah Louise Madison
Personalidad

De carácter fuerte y explosivo, no le gusta quedarse con la palabra en la boca ni ser ignorada. Algo caprichosa desde niña, le gusta ser mimada cada tanto. Pero acepta no salirse con la suya, dependiendo de la ocasión. Le gusta divertirse y sentirse en control de las cosas. Es bondadosa y atenta. Le gusta cuidar de los demás si la necesitan y siente una gran satisfacción al hacerlo. Aunque al mismo tiempo prefiere mantenerse alejada ya que aprendió a desconfiar y a no querer verse demasiado involucrada. Cuando ama se entrega en alma y cuerpo, pero sólo lo hizo  una vez, y aunque su corazón aún le pertenece, no se siente dispuesta a volver a ofrecérselo.  Una vez cálida y llena de sentimientos, ahora es más fría y calculadora. Tiene un gran resentimiento hacía Patrick y no escatima en recursos para hundirlo. Sin embargo una parte suya se rehúsa. Anhelando la tranquilidad de un hogar, a veces desea olvidar su venganza y terminar sus días disfrutando de su tranquila soledad. Fiera guardiana y protectora de sus seres queridos. Disfruta al máximo cada día de su vida y expresa cada emoción con completa seguridad.

Sin embargo tiende a la depresión y a las adicciones. Es algo insegura en algunas cuestiones, pero desde que despertó está decidida a no cometer los mismos errores. Esta dispuesta a luchar hasta las últimas consecuencias para lograr lo que realmente desea.
Historia

Nació en Inglaterra. Es hija de una bruja y de un joven empresario muggle de Francia que visitaba el país. La relación de sus padres no duró mucho, la distancia y sus diferentes orígenes hacían insostenible la situación, pero aún así mantuvo contacto constante con su padre François hasta el día en que este murió mientras cursaba su segundo año. Era muy apegada a él, quizás más de lo que era con su madre debido a sus largas ausencias. Desde pequeña fue dueña de un carácter explosivo y caprichoso, lo cual produjo roces entre ella y su progenitora, qué solo aumentaban en el tiempo e intensidad. Con la única que no era así al principio, era con su hermana mayor Cali. Ambas tenían además otro hermano, mayor que ellas por varios años, era sobre el que recaía todo el peso del apellido Zabini, razón por la cual pudieron verlo muy poco cuando eran niñas, llegando casi a ser un extraño a pesar que él siempre velaba por ambas.

A diferencia de toda su familia, acudió a Durmstrang, intentando alejarse de la presión de actuar quien se suponía debía ser y de los problemas con su madre. Allí encontró un segundo hogar, nuevos amigos y lo más parecido a una familia que siempre deseó. Semanalmente le escribía a su padre contándole las cosas que hacía o aprendía. También lo intentó con su madre, pero las lechuzas a veces regresaban sin haber entregado la carta. Durante las vacaciones de ese mismo año, al regresar a casa, descubrió un secreto que cambiaria la relación con su hermana y su madre de forma definitiva. Cali había sido la responsable de que sus padres no estuvieran juntos, de alguna forma había interceptado la correspondencia de cada uno y desvirtuaba las palabras para ocasionar que se distanciaran. Intentando salvar su relación y que volvieran a estar juntos expuso a su hermana frente a su madre, pero ella no le creyó y atentó contra su padre, culpándolo de todo. Intentó mostrarle las evidencias unas cuantas veces más, pero el resultado siempre era el mismo y hacía el final encima terminaba castigada. No entendía porque se negaba a creerle.

La muerte de su padre en su segundo año, fue un duro golpe para ella. François siempre había sido quien la aconsejaba, guiaba en sus momentos difíciles e intentaba convencerla de que perdonara a su madre. Sólo por él se esforzaba en mejorar su relación con ella, pero una vez lo perdió, su corazón comenzó a llenarse de resentimiento hacía su madre. Si sus padres se hubiesen quedado juntos, François no hubiese tomado ese avión. Ella había convencido a su padre que regresara a intentar hablar con su madre, aprovechado que ella y su hermana estarían en el colegio y no podrían intervenir, pero cómo todo artefacto muggle, había fallado. Sabía que el culpar de todo a su madre y su hermana, era un pensamiento infantil, nacido del dolor de su pérdida y la culpa que sentía, pero no podía evitarlo. Desde ese incidente, la relación con su progenitora fue de mal en peor, aunque con su hermana hicieron las paces ya que ella había sido sólo una niña.

Durante su sexto año, aceptó una beca de intercambio que le permitía cursar ese curso en Hogwarts, quedando seleccionada para quedarse en la casa de Gryffindor junto con su hermana. Allí conoció a un chico. Era una serpiente y tenía un gran carisma, una personalidad magnética y era sumamente atractivo. Pero no era ingenua, gracias a las palabras de Cali y de otras chicas del colegio, conoció su fama, todas lo hacían, era un mujeriego incapaz de tomarse una mujer en serio. Para él todas era simples objetos que desechaba una vez lograba su objetivo. No quería saber nada con tener algo con alguien así. Hombres cómo ese deberían desaparecer de la faz de la Tierra. Para su fortuna, su tortura sólo duro lo que quedaba del año, ya que al año siguiente ella regresaría al Instituto Durmstrang y él se egresaría. Sin embargo, ese verano volvieron a reencontrarse. Su hermana había insistido en ese encuentro y ella no pudo negarse. Al verlo, le pareció aún más atractivo que usando el odioso uniforme. De alguna forma, al terminar la noche habían terminado besándose, después de todo, no todos los días te cruzas con un chico así, y un beso no la convertía en una más en su lista. Aunque después, casi con ultrajo, debió reconocer que el maldito besaba realmente bien. Se notaba su experiencia y pensó que podían volver a encontrarse. Lamentablemente, terminó viéndose burlada. Había jugado con ella tanto cómo había querido evitar. El estaba en una relación bastante formalizada con una compañera de su casa, y había sido su novia quien la había puesto al tanto. Sintiéndose ofendida y humillada por casi haber caído en su trampa decidió no volver a cruzarse con él en su vida, no sin antes cantarle unas cuantas verdades. Después de ese desengaño temprano, su vida no tardó en regresar a la normalidad y así regresó a Durmstrang para terminar sus estudios.  Su último año transcurrió sin ningún otro sobresalto y en cuando egresó se inscribió en una academia de estudios superiores de Inglaterra. Extrañaba su hogar. Por esa época comenzó a mejorar también la relación con su hermano mayor Blaise. Quien ya había finalizado sus estudios y se había independizado de la familia y había tomado el control de la misma para dirigirla después de la guerra.

Al ser mayor de edad, nada la retenía alado de su madre, así que se fue del hogar familiar y se instaló en una de las propiedades que poseían a las afuera de un pequeño pueblo muggle, siendo seguida al poco tiempo por su hermana que se instaló en la propiedad vecina. Los siguientes años pasaron rápidamente, se esforzó en sus estudios y en mantenerse trabajando ya que no quería depender del dinero de su madre. Esos años fueron muy valiosos para ella, ya que aprendió más de una importante lección de vida, maduró como persona y creció como mujer. Tenía todo un mundo por delante y ella toda la determinación que podía hacer falta.

Una noche, a la salida de su turno, fue a beber un trago y se encontró con la persona menos pensada, aquel chico de slytherin, que ahora era todo un hombre. Patrick Lustou. Compartieron unos tragos y recordaron los años pasados. Ya no le guardaba ningún resentimiento. Ambos habían sido unos niños. Y mucho menos después de oír su historia. Lustou realmente se había recompuesto y convertido en una gran persona. Se veía afectado por lo que le había pasado a su esposa, realmente la había querido, y no pudo evitar ablandarse hacía él. Había sido muy injusta con Patrick todos esos años.

En un arranque de valentía decidió que no perdía nada permitiéndole entrar en su vida... y fue el mayor error de su vida. Al principio fue maravilloso, Patrick era un amante cariñoso, dulce y habilidoso. Se entendían dentro y fuera de la habitación. Patrick la cuidaba y velaba por ella, no dejaba de decirle cuanto la quería. Por primera vez se sentía completa y feliz. Cada día Patrick la enamoraba más y más, era casi increíble que alguien pudiera dar tanto y recibir en igual medida. Pero era eso, un sueño. Al poco tiempo se enteró que estaba embarazada. Nerviosa le contó a Patrick y su reacción fue maravillosa. Supieron que sería un niño y que pronto llegaría a completar la felicidad que tenían. Pero su hermana también estaba embarazada y Patrick terminó confesándole que era de él. Sintió que sus castillos comenzaron a derrumbarse, había sido una ingenua al creer que realmente había cambiado. Aún así creyó que podía perdonárselo, lo amaba demasiado, no obstante él decidió irse con su hermana, alegando que estaba siendo chantajeado.

Al principio le creyó, sabía que su hermana era capaz de eso y más, pero conformen pasaban los meses, su esperanza iba disminuyendo y convirtiéndose en amargo dolor. No importaba cuánto buscase su mirada, él nunca la cruzaba con ella. Dejó de verla y hablarle, ni siquiera le escribía. Sus casas eran vecinas, así que a veces podía verlo por la ventana, pero ni una sola vez lo encontró mirando en su dirección y cuando iba a visitar a su hermana, él no estaba allí. Debido al embarazo debió tomarse una licencia de la academia y sólo se dedicaba a trabajar. Los 9 meses pasaron rápido y cuando por fin nació su bebe, fue un día agridulce. Tenía a su pequeño ángel entre sus brazos, tan pequeño e indefenso que juro protegerlo desde que lo vio. Una parte de ella esperó con ilusión que ahora si Patrick fuera a verla, sino era por ella, al menos por su hijo. Pero Cali entró en labores casi al mismo tiempo y las prioridades de Patrick eran claras. Abandonó el hospital completamente sola, cargando al pequeño que había llamado Caín François en honor a su abuelo. Al llegar a casa, sintió por primera vez una completa desesperanza. No sabía qué hacer, nunca había cuidado de un bebe.

Nunca enfrentó una prueba más difícil que aquella. Al principio Caín vivía llorando y ella no era capaz de entenderlo, fue a base de prueba y error que comenzó a aprender. Pero así como cada día era una pequeña conquista, también era una derrota. A diario podía ver como Patrick siempre cuidaba y atendía al bebe de su hermana. Lo cargaba por el jardín intentando que se durmiera, o jugaba con él para que dejara de llorar. Atenciones que el pequeño Caín nunca recibiría de su padre. Pensó que lo mejor sería mudarse de allí, alejarse de Patrick para así poder cuidar mejor a Caín. Pero Cali la persuadió de que se quedara, nunca supo cómo se dejó convencer de aquello.

Caín comenzó a crecer y a parecerse más a su padre cada día, persiguiéndola con el recuerdo del hombre que amó y la traicionó. A diario su corazón era atormentado por el fantasma de Patrick, así que intentando huir de aquello para cuidar mejor a Caín, decidió que lo mejor era olvidarlo. Al principio era una poción ocasional, después fueron dos, esas se convirtieron en 7 y aquellas en 23. Muy pronto su vida entera giraba en torno a aquellos viales que le daban paz a su mente y la hacían sumergirse en un perfecto mundo de olvido. Donde nada dolía ni preocupaba. Logró su objetivo, se olvidó de Patrick, pero tuvo que pagar un precio demasiado alto, se olvido de ella misma y mucho más importante, se olvidó de Caín.

Su hijo pagaba el precio diario de su adicción y ella no era capaz de verlo. Perdida en su propia mente pocas eran las veces en que la cordura regresaba, sólo para ver lo que le hacía a su ángel y correr a refugiarse de nuevo en la engañosa salvación. El preció final de su error fue su propia vida. Su perturbada mente creyó que era el mejor camino, que así salvaba a su hijo de ella misma, pero estaba tan dañada que nunca consideró que ahora dejaba a Caín en manos de un demonio sin alma. Su propia hermana.

Despertó en una sala oscura, desorientada y muy débil. De alguna forma había sobrevivido, pero habían pasado 10 años en coma. Debido a los años que pasó en coma y a los hechizos que la mantenían en estado suspendido, su apariencia parece más joven de lo que es en realidad.
- Apodos: Deb, Debby
- Patronus: Actualmente no puede realizarlo, pero antes era una cabra y al recuperarlo será un león.
- Boggart: Cuando sepa que Caín está vivo, será Caín muerto en realidad.
- Mascota: No tiene
- Gustos: Las manualidades y la decoración. No hacer nada y leer.
- Disgutos: Que le recuerden sus errores, las pociones, la infidelidad y que la ignoren.
- Hobbies: Hacer cosas con sus propias manos, un poco de carpintería inclusive. Relajarse en un jardín o en una zona al aire libre.
avatar
Debrah Zabini Delacroix
3er Curso
3er Curso

Fecha de inscripción : 25/10/2014
Mensajes : 387
Galeones : 105446

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Debrah Zabini Delacroix - Ficha

Mensaje por Eldrid Lannister el Sáb Nov 15, 2014 8:21 pm


Ficha Aceptada
Bienvenida a Deathly Hogwarts Darien Zabini Delacroix, te deseamos una buena estadía en el foro, ahora puedes pasar a hacer registros.





avatar
Eldrid Lannister
Desconocido
Desconocido

Fecha de inscripción : 02/10/2014
Mensajes : 607
Galeones : 106369

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.