Patrick Lustou

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Patrick Lustou

Mensaje por Patrick Lustou el Sáb Oct 18, 2014 10:06 pm

Patrick
Patrick Guliver Lustou
38 años
11 de Abril
Hogawrts - Slytherin
Heterosexual
Hijo de muggles
Play by: Luke Evans
Personalidad

Patrick es un hombre que ha cometido muchos errores a lo largo de su vida. Lo tenía todo para ser feliz y su apetito desmedido por grandeza lo llevaron a perder prácticamente todo aquello que alguna vez amó. Ha aprendido a vivir con esa carga, con su conciencia y su culpa. Comprende que las lamentaciones no lo llevarán a ningún lado y que si todo lo que ha perdido, lo hizo buscando una grandeza superior, ahora sólo puede seguir adelante o todo por lo que pasó simplemente perdería significado.

Durante mucho tiempo disfrutó causando daño a otros, y aún lo sigue haciendo. Aunque sus propias experiencias lo llevaron a imponerse la regla de no involucrarse con niños. A lo largo de su vida ha explorado sus limitaciones, y en ellas ha logrado encontrar la llave de su fortaleza.

Es un padre orgulloso de sus dos hijos, por los cuales se desvive y para los que intenta ser una figura paterna, un ejemplo a seguir, un hombro y un amigo. No obstante procura darles la libertad para que puedan vivir una infancia tan normal como fuera posible. Y aunque tal vez pueda ser estricto a la hora de corregirlos, lo es porque él debió aprender por el camino difícil y no quiere que sus hijos enfrenten el mismo camino que él.
Historia

Nacido en Wisconsin, Estados Unidos de América, fue traído a Inglaterra antes de su primer cumpleaños por sus padres. Dos importantes empresarios que vieron la oportunidad de expandir su impero económico. Es por esto que muy a pesar de ser estadounidense, su corazón pertenece al país que le dio todas las oportunidades que le permitieron llegar hasta donde se encuentra hoy.

Tuvo una infancia feliz creciendo en pleno centro de Londres, y aunque sus padres no tenían demasiado tiempo para él, siempre ataviados con el trabajo, se aseguraron de brindarle siempre lo mejor. Desde pequeño encontró gusto a la manipulación al comprender que si reclamaba a sus padres por su falta de atención hacia él, conseguiría que ellos le cumplieran todos sus caprichos. Como consecuencia de su picardía y rebeldía no tardó en hacerse un numeroso grupo de amigos, con los cuales pasaba las tardes jugando y gastando travesuras a los vecinos o cualquier incauto que pasara cerca, incluso valiéndose de la magia que aprendió a controlar de forma aceptable para la edad de ocho años. Aunque siempre manteniéndola en secreto.

Cuando cumplió once años una lechuza se paró junto a su ventana ofreciéndole una carta invitándolo a asistir al colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. De inmediato corrió hasta el cuarto de sus padres a pedirles que le permitieran ir. Sus padres renuentes no querían permitir que su hijo pasara tanto tiempo fuera de casa y lejos de ellos en medio de un montón de desconocidos. Tras mucho discutir, Patrick les expresó que estando en casa estaba tan apartado de ellos como lo estaría en ese colegio, pero que al menos allí estaría con gente como él y les demostró sus poderes. Sus padres se sorprendieron mucho al verlo, el hermano de su padre había sido mago y su abuela materna una bruja, pero simplemente no creyeron que su hijo fuera a heredar la magia que ellos no poseían. Intentaron negarse por todos los medios, pero Patrick ya sabía cómo obtener lo que quería de ellos por lo que no tuvieron realmente alternativa.

En el colegio, fue seleccionado para la orgullosa casa de Slytherin donde pronto encontró camaradas y amigos. Con el paso de los años, y aún a temprana edad desarrolló un insano gusto por las fiestas y antes de siquiera poder notarlo, había caído completamente enamorado de Rose quien sería su primer amor. Pero ese primer amor no le duró demasiado y luego de un mes conoció a Nicolle que con su larga cabellera rubia y dulzura innata no tuvo dificultad alguna en conquistarlo. Dos meses después conoció a Pía. Pero al igual que cuando era niño, tan pronto saciaba su capricho, perdía el interés y se marchaba en busca del siguiente desafío. O así fue hasta su último año, cuando conoció a Melody, una muchacha de cabello negro y felinos ojos verdes. Ella se negó a dirigirle la palabra durante meses y cuando lo hizo le presentó los ideales mortífagos, que explicados por su prefecto no habían tenido sentido pero ahora a través de los carnosos labios de la fuente de su deseo no eran más que una gigantesca obviedad. Se mostró completamente de acuerdo con ella y luego de mucho esfuerzo y perseverancia, consiguió conquistarla.

Fue la relación más sólida, profunda y duradera que había tenido en su vida. Y estaba dispuesto a casarse con ella. Pero conoció a Debrah Delacroix Zabini, una chica de Gryffindor que aparentemente lo despreciaba. Con una sonrisa más brillante que el sol y un carácter de los mil demonios. Ella era la última mujer sobre la tierra con la cual podría salir, y él simplemente se volvió loco por ella. Afortunadamente, Deb tenía una hermana llamada Calipso, que parecía mucho más dispuesta a cualquier conversación. Y si algo había aprendido de las mujeres, era que si le agradaba a las amigas o hermanas ya tenía la mitad del camino hacia sus corazones recorrido. Comenzó a trabajar en una amistad con Cali, aunque para su desgracia el año terminó sin que lograra su objetivo y él ya no regresaría a Hogwarts.

Durante las vacaciones de verano y ya libre del ojo celoso de Melody, logró convencer a las hermanas Zabini de salir a bailar al centro. Pensándolo en retrospectiva, tal vez debería haber manejado de otra forma las cosas con Melody, quien al parecer aún se creía su novia. Ya que al regresar a casa, con una gran sonrisa de satisfacción en el rostro luego de por primera vez haber podido besar a Deb, encontró a sus padres muertos y una nota de Melody invitándolo a acompañarlos. De no haber salido, él también habría muerto en manos de aquella loca.

De inmediato se puso en contacto con los mortífagos que la misma Melody le había presentado y con los cuales se había apresurado en trabar amistad. Les explicó lo sucedido sobre cómo Melody había ido a buscarlo para darle una sorpresa y al no encontrarlo se volvió loca de los celos y asesinó a sus padres, sobre cómo lo estaba amenazando ahora a él exigiéndole que no saliera de su casa sin su permiso y la delicada situación psicológica que ella presentaba. Claro que siendo su padre un muggle y su madre una squib, a nadie le importó sus muertes. Pero aquellos con quienes Patrick simpatizaba le ofrecieron “hablar” con Melody para calmarla. Agradecido por aquella oferta, él regresó a buscar a Debrah y nunca más volvió a saber de ella.

No obstante fue demasiado tarde, Melody ya había hablado con Debrah y ahora sus oportunidades con ella estaban completamente perdidas. Fue la primera vez que tuvo que aceptar que no podía salirse con la suya. Y aunque le costó, siguió adelante. Consiguió un empleo en el ministerio, no era la gran cosa pero brindaba posibilidad de ir ascendiendo, su meta y sus ambiciones eran claras, algún día sería Ministro y se aseguraría que sus ideales y los de sus compañeros se realizaran. Dentro del Ministerio pudo servir bien a la legión, desde ayudando a que se perdiera evidencia hasta logrando avisarles sobre las redadas secretas que organizaban los aurores. Siempre orgulloso de trabajar en las sombras, nadie sospechó de él. Incluso conoció a una joven auror, que acababa de unirse, Chealse. Salieron juntos un tiempo, al principio atraído por ella, luego por la información estratégica que ella le facilitaba. Aprendió muchísimo de ella, y procurando no perder a su mejor informante, le propuso matrimonio.

Estuvieron juntos un par de años. Chealse soñaba con ser madre incluso siendo los dos aún demasiado jóvenes, pero por más que lo intentaran no lograba quedar embarazada. Huyendo de ella y sus preocupaciones al respecto, una noche Patrick se encontró con Debrah en un bar. Se acercó a hablarle esperando que ella lo rechazara pero en cambio la descubrió mucho más madura y fueron capaces de hablar de los viejos tiempos. Bebieron un par de tragos y rieron recordando aquella única noche de diversión que habían tenido. Cuando él le preguntó a Deb si estaba saliendo con alguien, ella negó con la cabeza y le devolvió la pregunta. Entonces él le contó cómo había cambiado luego de lo que había ocurrido con ella y Melody, se había esforzado por dejar los viejos hábitos y convertirse en un hombre. Le contó con lujo de detalles como había conocido a Chealse, como se enamoraron, se comprometieron y finalmente se casaron. Incluso mencionó los problemas que habían sufrido a la hora de ser padres y como ese fracaso de ambos la sumergió en la depresión. Finalmente le contó cómo una noche, luego de haber ido a hacer las compras al regresar a la casa encontró la marca tenebrosa sobre su hogar y a Chealse muerta en la cocina. Asesinada por mortífagos, seguramente en algún tiempo de venganza ya que ella era auror. Esa misma noche se aseguró que su mentira fuera real. Lloró en el funeral y aceptó las condolencias de todos, explicó con los ojos enrojecidos los planes que habían hecho para las vacaciones, y lo mucho que anhelaban formar una familia. Descargó sus penas en el hombro del líder de Chealse, pidiéndole que no se culpara, que no había sido culpa de nadie. Y finalmente, cuando todo ese circo dio fin, se marchó para encontrarse con Debrah.

Ella lo aceptó, y él se sintió el hombre más feliz del mundo. Había esperado por ella durante años y finalmente la tenía allí. Juró a todos los cielos que jamás la dejaría ir y esa misma noche se aseguró de expresárselo en todos los idiomas que conocía. Ese era su plan, realmente lo era. Se defraudó a si mismo cuando pasó la noche siguiente en la cama de Calipso. No recordaba cómo habían llegado a esa instancia, sólo sabía que habían compartido unos tragos y luego estaban allí. Para su fortuna, ambas mujeres quedaron embarazadas, Deb de un niño y Cali de mellizos, niño y niña.

Jamás encontró las palabras adecuadas para disculparse con Debrah por la traición que había tenido para con ella, y para empeorar su situación se vio vil mente chantajeado por Calipso, quien amenazó con abortar a los niños si él no la elegía a ella. Pero como todo experto de la manipulación, no creyó en esas vacías amenazas. Después de todo ¿Qué madre atenta contra la vida de sus propios hijos? Ninguna. Evitó a Cali hasta que recibió la llamada del hospital informándole que en efecto había intentado perder a los niños y había tenido éxito parcialmente. Habían perdido a la niña.

No creyó que la muerte de unos niños a los que no conocía fuera a afectarle de esa manera, y no obstante aún carga con el peso de saber que de haber tomado en serio aquella a amenaza, su princesita habría nacido. Pero si de algo le sirvió fue para comprender que no podía arriesgarse a que la mujer volviera a intentar algo como eso y perder al otro bebé. Lo habló con Debrah suplicando que ella comprendiera el chantaje del que estaba siendo víctima y que sin importar cuanto la amara, deseara y que ella fuera toda su felicidad, no podía sacrificar a sus hijos por ella. Y aunque ella pareció comprender, fue capaz de ver la decepción en sus ojos.

Con todo el dolor del alma debió apartarse para formalizar algún tipo de relación enfermiza con Cali, por la cual se veía atormentado día y noche. Pronto la remota simpatía que pudo haber sentido alguna vez por Calipso se convirtió en un desprecio tan profunda que lo corroía desde dentro, y no pasó demasiado tiempo en que comenzara a salir a descargar su frustración lejos de su nuevo “hogar”. O al menos eso hizo hasta que, años más tarde en una de sus salidas se encontró con algunos viejos amigos, que lo buscaban pidiéndole su ayuda para un tema extremadamente delicado. Su instinto le dijo que se rehusara, pero estaba en deuda con ellos desde lo de Melody. Más adelante se arrepentiría de no haber obedecido a su instinto.

Los problemas que sus amigos le presentaron fueron demasiado grandes para ellos solos, y acabó comprometido en un asunto de lo más delicado y nefasto que involucraba a una de las familias más poderosas e influyentes de todo Londres.

Necesitaría desaparecer por un tiempo. Se comunicó con unos conocidos que le debían unos cuantos favores pidiéndoles acilo momentáneo, pero antes de desaparecer supo que había algo que tenía que hacer. Sus hijos ya tenían seis años cada uno, eran muy unidos y jóvenes. Debrah y él se habían esforzado en mantenerse apartados, por imposición de Calipso, por lo cual tampoco había podido formar un verdadero lazo con Caín, aunque siempre lo encontraba sonriente y haciendo travesuras. Por otro lado con Dorian tampoco había formado un vínculo, ya que el poco tiempo que pasaba en la casa lo hacía discutiendo con Calipso y en cuanto tenía la posibilidad se marchaba rogando no volver. Ahora no podía irse como lo habría hecho en otro momento. Caín la tenía a Deb, pero si él desaparecía nada le garantizaba que Cali no lastimara a Dorian.

Esa noche se quedó hasta tarde en el bar intentando encontrar una solución, la mejor que se le pudiera ocurrir. Podría llevarse a Debrah, Caín y Dorian consigo, pero realmente no quería imponerles un estilo de vida casi fugitivo, ellos se merecían algo mejor. Podría llevar a Dorian a que viva con Deb, aunque Cali podría ir a recuperarlo y lastimarlo. La solución que acabó hallando no lo dejó para nada conforme, pero era la que prometía mejores resultados para la mayoría de ellos.

Esa misma mañana, tomó a Dorian y se lo llevó con él. De esa forma lo mantendría a vivo y a salvo, aunque ya no podría jugar como los niños normales. En cambio Caín podría tener una infancia ideal y Debrah, con suerte luego de que él se alejara podría rehacer su vida. No se detuvo a decir adiós, de haberlo hecho no habría sido capaz de marcharse. Durante años, se repitió a si mismo cada noche antes de dormir que había tomado la decisión correcta intentando convencerse. Pero simplemente no fue capaz de seguir intentándolo luego de enterarse que Deb había muerto. Se había suicidado. Ese comportamiento era tan impropio de ella, una mujer fuerte y dinámica, independiente y apasionada.

La relación con su hijo fue tensa desde el comienzo, la convivencia no los había unido en lo más mínimo. Dorian en vez de comprender que estaba intentando protegerlo parecía creer que había sido secuestrado. Le resultaba extremadamente agotador lidiar con los caprichos y angustias del niño y a la vez no deseaba arruinarle la idea que tenía de su madre. De todos modos no le creería. Calipso se había encargado de que fuera él el villano de la historia, y ella una mera víctima. Afortunadamente el paso del tiempo les sirvió para ir limando asperezas, y aunque no llegaron a tener una relación padre e hijo auténtica, al menos desarrollaron cierta clase de camaradería. No obstante su culpa y depresión era demasiado grande como para que pudiera ser curada, y noche tras noche buscaba el olvido y el perdón en el fondo de alguna botella.

Una noche envió a Dorian a hacer unas copras, una mera excusa para poder quedarse a solo y beber hasta quedarse dormido. Pero al despertar su hijo aún no había regresado. Lo esperó durante horas y cuando finalmente llegó a casa observó horrorizado como su pequeño ya no era un humano. Se había convertido en un vampiro. Tal vez por los impulsos que esta nueva condición le daba, o simplemente por culparlo a él por no haberlo protegido, Dorian lo atacó produciéndole una impresionante cicatriz en el rostro que actualmente oculta con magia, y se fue.

Intentó buscarlo, pero pronto le perdió el rastro. Regresó a la casa de Cali, observando desde lejos a Caín. Pero no había señales de Dorian y temió que si acercaba y lo descubría Calipso pudiera atentar contra la seguridad de su otro hijo
- Apodos: Pat
- Patronus: Una leona.
- Boggart: La muerte.
- Mascota: ninguna por ahora. (puede modificar eventualmente)
- Gustos: Tiene un insano gusto por los chocolates, cargando siempre varios de estos dulces en sus bolsillos, la bebida alcohólica, el café, y las buenas compañías.
- Disgutos: Es algo homofóbico, principalmente en lo que refiere a sus hijos. A pesar de ser mortífago no le agrada lastimar niños. Desprecia la descortesía y la falta de modales.
- Hobbies:No colecciona estampillas ni nada de eso. Es pésimo cocinando. Aunque su comida es nutritiva es extremadamente insípida y de textura extraña. Contrariamente es bastante bueno en pociones y le gusta la jardinería
avatar
Patrick Lustou
Desconocido
Desconocido

Fecha de inscripción : 18/10/2014
Mensajes : 785
Galeones : 107030

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Patrick Lustou

Mensaje por Eldrid Lannister el Sáb Oct 18, 2014 10:17 pm


Ficha Aceptada
Bienvenido
Patrick Lustou, esperamos que disfrutes tu tiempo con nosotros,  ahora puedes pasar a hacer los registros.





avatar
Eldrid Lannister
Desconocido
Desconocido

Fecha de inscripción : 02/10/2014
Mensajes : 607
Galeones : 106369

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.